NOVEDADES

Emprendedores proliferan en el sector de la Eficiencia Energética

AUTOR
Miguel Torres L., PhD
Postdoctoral Fellow
Solar Energy Research Center (SERC-Chile)
Department of Electrical Engineering
Universidad de Concepción

Manejar eficientemente la energía en nuestras casas trae, sin duda, innumerables beneficios tanto a nivel individual como colectivo. Dentro de los beneficios más directos−y esperados−a nivel personal está el ahorro de dinero. Por ejemplo, consideremos el caso de una ampolleta incandescente (tecnología antigua, ya obsoleta comercialmente) de 100 Watt. Esta ampolleta antigua encendida por un lapso de una hora consume una cantidad de energía equivalente a 100 Watt-hora. Una ampolleta de tecnología alternativa y que ofrece una iluminación equivalente puede llegar a consumir unos 30 Watt-hora de energía, es decir, un 70% menos, por consiguiente, como la compañía que distribuye la energía eléctrica efectúa un cobro basado en la cantidad de Watt-hora consumidos, el ahorro de dinero es directo y evidente.

Si analizamos este simple ejemplo de la ampolleta, el ahorro en el consumo de energía, o bien la mejora en la eficiencia energética, se produjo al cambiar una ampolleta incandescente por una fluorescente, es decir, se reemplazó una tecnología por otra más eficiente sin alterar mayormente el resultado final, en este caso la iluminación. Sin embargo, existen otros factores que podrían mejorar aún más el ahorro de energía, como por ejemplo: un sistema de encendido y apagado automático de las luces dependiendo de la presencia o no de personas, un sistema de control de intensidad lumínica (como el de las pantallas de los teléfonos celulares) y un sistema de monitoreo que nos permita detectar a tiempo una ampolleta defectuosa o que nos permita auditar detalladamente el consumo asociado a iluminación en nuestra casa. Si bien esto último parece exagerado, es lo que hacen las grandes empresas en sus procesos productivos para controlar su consumo de energía y así mantener una operación más eficiente y, por ende, más rentable.

Hoy la tecnología disponible permite que implementemos en nuestros hogares sistemas de monitoreo y control del tipo que antes sólo estaban reservados para la industria, dado su elevado costo y complejidad de implementación y operación. La tecnología que impulsa este tipo de sistemas domésticos es la llamada Internet de las Cosas, conocida como IoT por sus siglas en inglés de Internet-of-Things, que explicado en palabras simples son tecnologías que permiten manejar, a través de internet, desde una ampolleta hasta un sistema de climatización.

Por otro lado, las tecnologías IoT no sólo permiten mejorar la eficiencia si no que, además, permiten evaluar el desempeño de nuestros electrodomésticos y dispositivos conectados (lo que permitiría detectar posibles deterioros y fallas antes de que esta se produzca), analizar la forma en que los dispositivos son utilizados (lo que permitiría detectar posibles malos usos y cuantificar su impacto en el gasto), e incorporar el concepto de movilidad, es decir, el poder hacer uso de esta plataforma desde cualquier parte del mundo y a través de aplicaciones para teléfonos inteligentes.

Existe una amplia gama de proveedores de este tipo de sistemas y de productos asociados, que va desde reconocidas marcas en el negocio de la tecnología hasta pequeñas empresas del tipo Startups que ofrecen soluciones más sencillas, personalizadas y focalizadas en resolver un problema en particular. Esta aparición de pequeñas empresas es posible, principalmente, a que las tecnologías IoT pueden ser implementadas a un costo relativamente bajo con dispositivos electrónicos que cuestan un par de dólares y que cualquiera puede comprar hoy por internet.

Esto no quiere decir que cualquiera de nosotros puede desarrollar su propio sistema Smart Home en un fin de semana por unos pocos pesos, pero al menos se dan las condiciones para que este tipo de tecnología prolifere en manos de emprendedores y se haga más accesible a precios que reflejen competencia. De esta forma, contar con una plataforma tecnológica en casa que nos permita manejar la energía de una manera más eficiente parece cada vez más factible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*